Como eliminar la humedad en nuestro hogar

El exceso de humedad facilita la aparición de moho, esto lo sabemos todos. Lo que no es tan conocido es que también favorece la proliferación de ácaros del polvo y bacterias. Contrariamente a lo que suele pensarse, los ácaros prefieren un entorno húmedo, donde pueden absorber la cantidad necesaria de agua para su supervivencia. Además, está demostrado que la humedad también favorece la aparición y proliferación de muchos tipos de bacterias.

Está claro entonces que un nivel excesivo de humedad en el hogar es un problema. Dependiendo del grado, y de las circunstancias individuales, las consecuencias en algunos casos pueden resultar muy serias.

Está claro entonces que un nivel excesivo de humedad en el hogar es un problema. Dependiendo del grado, y de las circunstancias individuales, las consecuencias en algunos casos pueden resultar muy serias.

Moho

Por su parte, el moho, es responsable de gran número de consultas de urgencia, y esto no solo afecta a personas alérgicas, sino que podría llegar a ser un problema y enfermar a personas completamente sanas. Los síntomas más comunes suelen ser dificultad para respirar, (quizás la más peligrosa) dolor de cabeza, irritación de ojos y garganta, entre otros.

Eliminar el moho de nuestro hogar es primordial, pero relativamente sencillo en la mayoría de los casos. Otras veces se complica más, como veremos más adelante, en estos casos, suele ser necesaria la participación de profesionales acreditados.

Dato: Se estima que algo más del 20% de los ataques agudos de asma diagnosticados clínicamente provienen del moho en el interior del hogar.

Ácaros

Los ácaros de polvo son organismos que se encuentran cómodos en entornos con una humedad alta y temperaturas «moderadas», es decir, las temperaturas que nos gustan a los humanos. Estos microorganismos, pueden, y de echo lo hacen, intensificar los síntomas de las alergias. Por eso es importante evitar su propagación, eliminando al menos, uno de estos factores, o sea, la humedad.

El primer paso es conocer el origen de la humedad

La humedad puede provenir por la filtración del exterior a través de una fachada «vieja», cuya junta entre los ladrillos está deteriorada por el paso de los años. También puede acceder desde un sótano, es habitual la acumulación de humedad en los trasteros y sótanos no habitables. Cualquier zona más baja que la altura del suelo es propensa a acumular humedad, sobre todo en edificios antiguos en los que hay poco trabajo de mantenimiento. Las juntas de las ventanas y balcones, o en los últimas plantas de los edificios a través del tejado. En definitiva, lo primordial es localizar el foco por donde accede la humedad y efectuar las reparaciones.

Elimina el foco de humedad

Olvídate de pinturas impermeabilizantes o cualquier otra cosa antes de solucionar el problema.

Tengo experiencia en la construcción, y te aseguro que mientras haya un flujo de agua, ya puedes impermeabilizar lo que quieras, que la humedad siempre encontrará un resquicio por donde salir. Es imprescindible cortar el flujo de agua, después puedes pintar, arreglar paredes, y todo lo demás, pero insisto, todo eso no sirve de nada si no se corta el flujo de agua.

Si por ti mismo no puedes localizar el punto de entrada de la humedad, contrata los servicios de un especialista cualificado.

Humedad por condensación

Otro motivo que provoca exceso de humedad es la condensación. Las causas que la provocan pueden ser diversos, siendo habitualmente más sencillo de solucionar.

El uso de difusores de aromas, ducharse, cocinar, la acumulación de personas en estancias pequeñas y poco ventiladas, o la combinación de varias de estas circunstancias, son motivos habituales.

La solución en estos casos es ventilar bien la vivienda. Si no es posible hacerlo de manera natural, fuérzala, instala extractores, o emplea un deshumidificador. Te invito a visitar la categoría «Deshumidificadores».

Explicación rápida

La humedad relativa es la cantidad de vapor de agua que es capaz de retener el aire hasta llegar al punto de rocío. Depende directamente de su temperatura, a mayor temperatura, mayor capacidad para contener agua, hasta su límite, claro.

Esto significa que el aire frío no puede contener tanta cantidad de agua como el aire caliente, no me voy a extender en cifras, pero la diferencia es notable.

Lo importante de esto, es entender que cuando la temperatura en la calle es alta, el aire tiene mucha capacidad de retener agua. Imagina ahora que además, la humedad relativa en la calle es alta, o sea, hace calor y hay mucha humedad. Enciendes el aire acondicionado para refrescar el ambiente, y al hacerlo, enfrías el aire dentro de tu vivienda. Esto provoca que, al enfriar el aire, se reduce su capacidad para retener vapor de agua (aumenta la humedad relativa). Si esta llega al 100%, esa humedad se condensa tanto que llega al punto de rocío, se convierte en agua.

Este fenómeno también es responsable del caso opuesto. Cuando pones la calefacción en invierno, calientas el aire dentro de tu vivienda. Ahora, el aire dentro de tu vivienda, más caliente que en la calle, puede contener más agua, por lo tanto, la relación de humedad es menor.

Pongamos un ejemplo con números redondos:

Supongamos que un m3 de aire que contiene 20 gr de agua a una temperatura de 30ºC tiene un humedad relativa del 80%. El vapor de agua se mantiene en el aire y no se condensa, no llega al 100% o punto de rocío.

Si enfriamos el aire a la mitad, 15ºC, reducimos su capacidad para retener agua. Ahora la humedad relativa supera el 100% o punto de rocío y el vapor de agua se condensa, es cuando aparecen los charcos de agua.

Esto significa que aunque en ambos casos la cantidad de agua que contiene el aire es la misma, en el primero, el aire es capaz de retener una cantidad de vapor de agua, pero si enfriamos ese mismo aire, ya no puede retener la misma cantidad de vapor de agua, expulsando la cantidad que no puede retener, que se condensa y hace charco. Más o menos, no se explicarlo mejor.

Apunte: No pretendo con esta explicación que nos convirtamos en expertos. Pero considero necesario explicar para quien no lo conozca, el motivo por el que se forma humedad por condensación. Siempre es mejor entender el fenómeno y encontrar una solución basada en la comprensión, en vez de seguir meras instrucciones.

Ahora es el momento de eliminar el moho

Una vez que conoces el origen del problema y lo has solucionado, es el momento de eliminar el moho, junto con las consecuencias de respirar sus esporas.

Existen infinidad de productos a la venta para eliminar el moho. También puedes utilizar una mezcla de lejía y lavavajillas, añadiendo unas cucharadas de bicarbonato. Utiliza mascarilla para evitar respirar sus esporas mientras limpias, y guantes para proteger tu piel.

Humedad baja en exceso

La humedad no solo puede suponer un problema por exceso, también es perjudicial una humedad excesivamente baja.

Los principales efectos en el ser humano son, picazón y sequedad de la piel. El aire seco puede extraer la humedad de nuestros cuerpos. Las zonas más débiles son las más afectadas, como irritación de los ojos por falta de lágrimas, o agravar las consecuencias de eccemas en la piel.

Niveles de humedad recomendados

De menos a más, los niveles de humedad podrían diferenciarse mediante la siguiente tabla:

Menor a 25% – Baja, es necesario aumentar la humedad relativa, emplea un humidificador, dúchate con la puerta del baño abierta, seca la colada húmeda en el interior, cualquier cosa que aumente la humedad relativa por encima del 25% mejorará la calidad del aire.

Del 25% al 30% – Media, no es tan perjudicial como el valor anterior, pero deberías seguir tomando medidas para aumentarla hasta llegar al menos al 30% – 35%.

30% a 60% – Ideal para el ser humano, mantén estos niveles siempre que puedas. Se estima además, que el rango más agradable está entre el 45% – 55%.

Entre 60% y 70% – Medio, pero al contrario que no el medio entre el 25% y 30%, deberías empezar a tomar medidas para reducirla.

Mayor del 70% – Perjudicial, debes bajar los niveles lo antes posible. Si el clima es seco, abre las ventanas y ventila. Si esa opción no es viable porque la humedad exterior no lo permite, plantéate el uso de un buen deshumidificador.

Te invito a visitar el artículo «Mejores deshumidificadores 2022».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.